Noticias

Los peques toman el Parque Agua Azul

Lun, 30/01/2017
PDF version

El miércoles 25 de enero fue un día inolvidable para muchos niños de la ciudad que nos visitaron en el Parque Agua Azul, donde aprendieron la importancia de cuidar la naturaleza. Minutos después de las 2:30 pm, al estacionamiento arribaron dos camiones en los que viajaban alrededor de 50 niños del jardín de niños Elena Margarita Sánchez Figueroa.

Al descender, nuestros invitados de honor, acompañados por maestras de primero, segundo y tercer grado, comenzaron a apreciar la majestuosidad de los árboles y fueron abordados por la Bióloga Catalina Sarmiento, del área de Cultura Ambiental, quien luego de presentarse les preguntó si sabían que estaban en el parque más hermoso del mundo.

“¡Sííí!”, respondió un fuerte coro desentonado, pero enérgico, y de inmediato inició el recorrido. En filas de cuatro niños agarrados de la mano, detrás de sus maestras y algunas mamás que los acompañaron, caminaron al lago artificial que representa lo que antes -hace más de 100 años-, fue este lugar, un gran lago que, según citas de muchos libros: “su agua era tan cristalina y limpia, que se apreciaba de color azul”.

Asombrados por la historia que les narraron, los pequeñines imaginaron que viajaban al pasado y remaban en el Lago Azul, y desde ahí se dirigieron hasta el mariposario, donde el Biólogo Ismael Hernández explicó el ciclo evolutivo de las mariposas (huevo, oruga y capullo) y aprendieron que su fisonomía está compuesta por cabeza, tórax y abdomen, que tienen dos pares de alas y, como todos los insectos, seis patas.

Incluso, con mucho cuidado acariciaron a una oruga, sin antes ser advertidos que las peludas, conocidas como “gusanos quemadores”, no deben tocarse. Después les indicaron cómo sujetar a una mariposa monarca que no pudo desprender el vuelo al ser liberada, y cuando la pusieron en la cabeza de la niña Naomi, sus demás compañeros no paraban de reír.

En el área de las aves alimentaron a las guacamayas y aprendieron que estas especies parlanchinas se alteran cuando hay mucho ruido, por lo que debieron guardar silencio. En un carrito como los del supermercado alistaron el alimento de las especies que están dentro del aviario, como faisanes, urracas, patos, loros y hocofaisanes, los cuales están en este parque debido a que son especies rescatadas de personas que los venden ilegalmente, y ya no pueden desenvolverse en su hábitat.

Antes de visitar el último sitio, los niños aprovecharon uno de los jardines para dar ruedas de carro y toda clase de maromas. También les llamó la atención el monumento a José Clemente Orozco, las maestras y los guías comentaron que fue un ilustre muralista jalisciense. Y finalmente, en el vivero didáctico sembraron chía, jitomate, zanahoria, rábano, ejote, brócoli, entre otras legumbres básicas para crear un huerto urbano.

Poco más de una hora duró este recorrido que es parte del “Programa Escolar de Educación y Cultura Ambiental", que realizamos en el Agua Azul desde hace más de 20 años con el objetivo de difundir la relevancia de este lugar histórico, revivir su grandeza y crear conciencia en los niños sobre la importancia del cuidado de las plantas, los animales y todo el planeta.

Con un germinador en su mano, los pequeñines se regresaron a los camiones, felices por haber aprendido que las mariposas ayudan a la polinización y sin ellas no habría plantas, que deben respetar los árboles porque ahí anidan muchas especies, y que las aves exóticas no son para tenerlas en casa.

Si te interesa realizar este recorrido con tu salón de clases o algún grupo, visita el siguiente enlace: https://portal.guadalajara.gob.mx/noticia/parque-agua-azul-sede-de-grandes-aventuras